Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Alicante

Asociación de Amigos
del Camino de Santiago en Alicante

"Compartimos una idea, conservar el Camino de Santiago"

Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Alicante

Información de la noticia: EQUIPO Y CONSEJOS PARA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO A PIE

Volver a ver todas las noticias

EQUIPO Y CONSEJOS PARA HACER EL CAMINO DE SANTIAGO A PIE

General

Fecha de publicación: 17-11-2015

MATERIAL para peregrinos que caminen entre los meses de Abril a Octubre. Durante el resto del año se deberá añadir ropa apropiada para el frío (forro polar grueso, gorro y guantes de lana, braga para el cuello, saco de dormir de bajo cero - ropa tipo técnica y térmica, cortavientos, transpirables, etc. Etc.) Hay que intentar el llevar el menos peso posible y no cargar excesiva e inútilmente la mochila, llevando cosas que luego no nos son necesarias. La mayoría de los pueblos por los que vamos a pasar disponen de comercios, farmacias, tiendas, etc. que nos permitirán comprar algo imprevisto. No se debe cargar más del 10 % del peso corporal. _______


__________
. Documento Nacional de Identidad – Tarjeta Seguridad Social – Tarjetas de crédito.
. Credencial del Peregrino – Vieira – Bordón o bastón de apoyo.
. Mochila anatómica, ligera, de 40 a 50 litros de capacidad. Algo reflectante en mochila, ropa o calzado para
caminar en carretera.
. Saco de dormir ligero y poco voluminoso, adaptado a la época del año. Una funda para la almohada.
. Botas de trekking, con goretex, ligeras y usadas. También se pueden llevar Zapatillas de trekking.
. Chanclas/sandalias de goma, para uso en la ducha y en tiempo de descanso.
. Forro polar, o sudadera, o jersey (no demasiado gruesos). Elegir solo una prenda.
. Poncho para la lluvia que cubra la mochila – chubasquero o cortavientos ligeros.
. Sombrero de ala - Gafas de sol - Protector solar – Crema hidratante – Tapones para los oídos.
. Toalla mediana tipo “Vileda” (pesa muy poco y seca muy bien) - Pequeña toalla de aseo.
. Tres camisetas transpirables – Tres pares de calcetines transpirables y acolchados – Tres juegos de ropa interior.
. Pantalón largo y otro corto – Bañador – Pañuelos de papel – Bolsas para separar la ropa limpia de la sucia.
. Útiles de aseo – Gel para la ducha – Rollo de papel higiénico – En los albergues hay lavadoras y secadoras.
. Cámara de fotos – Bloc de notas y Bolígrafo – Cargador del móvil – Pequeña linterna – cortauñas.
. Imperdibles grandes o pinzas para tender la ropa lavada.
. Botiquín Básico – Aguja e hilo para curar las ampollas - Parches Compeed – Crema Neutrógena para los pies –
Pomada anti-inflamatoria (Aspitopic o Flogoprofen) para el cansancio y evitar tendinitis – Tiritas – Aspirinas o
Paracetamol –Vaselina - Betadine – Pequeñas tijeras – Vendas - Gasa – Esparadrapo de tela – Gasas estériles para
cubrir heridas – Repelente de mosquitos – Crema solar de máxima protección. Todos estos artículos se llevan en
pequeñas cantidades y se pueden compartir con compañeros del grupo para llevar menos peso.
. Siempre hay que llevar un poco de comida en la mochila: frutos secos, barritas energéticas, chocolate o fruta, para
consumir en las paradas en pequeñas cantidades. Consumir mucha agua (mineral embotellada). La comida diaria se
debe adaptar al esfuerzo diario que vamos a realizar. Debe ser una dieta hipercalórica y rica en hidratos de
carbono. Durante la marcha es conveniente hacer pequeños descansos cada dos horas, evitando quedarse fríos.
2
Son muy importantes los estiramientos antes de iniciar la etapa de día y al final de la misma para evitar lesiones.
Conviene empezar a caminar de forma suave, regular y continua hasta que el cuerpo se caliente. Tendremos que
estar caminando al amanecer e intentar llegar al albergue al medio día. Evitaremos así el calor y el caminar después
de comer. Antes de ponernos los calcetines y las botas lubricaremos bien los pies con crema hidratante para evitar
las rozaduras y las ampollas. Se debe de descansar al menos 15 minutos cada dos horas de marcha.
. Dinero en efectivo, no llevar más de lo necesario para dos días (el gasto diario puede oscilar entre 30 a 35 €).
. El Peregrino nunca debe separarse de su DNI, Tarjeta de crédito, Tarjeta Seguridad Social, Credencial, Dinero y
Máquina de fotos, ni para ir al aseo o ducharse.
Antes de iniciar el Camino es muy importante que te entrenes física y mentalmente, debes saber el motivo por que
lo haces, ya que tendrás que realizar un gran esfuerzo diario, tanto físico como mental. Deberás llevar a cabo un
entrenamiento físico progresivo (10, 15, 20 km) los meses y semanas previas a tu partida, cargando con parte del
equipo que llevarás para acostumbrarte a él y sobre todo al calzado. La preparación física es uno de los aspectos
más importantes para lograr que la peregrinación sea un éxito, no solo por la satisfacción personal de haberla
realizado, sino también para disfrutar realizándola y conseguir que así que se convierta en una experiencia única y
gratificante.
Si no estamos muy acostumbrados a caminar largas distancias, en casa comenzar con paseos cortos, que se irán
alargando progresivamente y si es posible, realizar salidas al monte, para habituarnos a las subidas y bajadas, hasta
que lleguemos a dominar la distancia que planificaremos para cada etapa.
Realizar las últimas salidas antes de irnos al Camino con la mochila cargada, para irnos haciendo al peso y así nos
servirá para darnos cuenta si el peso que vamos a llevar es excesivo. Adapta la mochila al contorno de tu espalda,
evitando demasiada holgura o compresión. El peso debe de ir cerca del eje del cuerpo (cintura) y de su centro de
gravedad.
La indumentaria debe ser la adecuada a la estación del año, teniendo en cuenta que muchos tramos discurren a
alturas de unos mil metros sobre el nivel del mar. Llevar sombrero para evitar la exposición solar directa en la
cabeza, en prevención de insolación, golpe de calor, hipotermia. En invierno usar gorro y guantes de lana y braga
para el cuello.
Llevar siempre un bordón (palo, vara o bastón). Ayuda además de a sujetarse y tantear terreno, a realizar un
contacto energético con la tierra, lo que nos ayudará a evitar las tendinitis.
El calzado ideal son las Botas de trekking que se adapten bien al pie y un poco amplias, de tejido ligero e
impermeables, que permitan la transpiración, protejan los tobillos de posibles torceduras y faciliten caminar entre
piedras y barro. Utilizar calcetines adecuados para caminar, con coolmax (aleja la transpiración del cuerpo al
exterior) y sin costuras. Las botas deben de estar domadas. Nunca estrenarlas en el Camino, pues así evitaremos
rozaduras previsibles.
Llevar unas sandalias o chancletas para la ducha y para que descansen los pies en los momentos de descanso y para
“airearlos” en el caso de posibles ampollas o heridas que deban cicatrizar pronto.
La Mochila ha de ser cómoda, adaptable, ligera, tipo anatómica, con correas en la cintura y el pecho y con bolsillos
laterales y superiores. Tenemos que evitar las rozaduras de las correas.
____________________________________________________________
Técnicas para caminar. Antes de empezar la etapa del día realizar estiramientos, especialmente de los gemelos:
colocándonos con las manos contra la pared, apoyamos toda la planta de los pies hasta notar cierta tensión detrás
de las rodillas a medida que el cuerpo se va acercando al suelo. También estirar cuádriceps (cara anterior del muslo)
e isquiotibiales (parte posterior del muslo).
3
Comenzar la marcha con paso suave y rítmico, sin prisas, hasta que el cuerpo se caliente. Después, la marcha debe
ser regular y continua. Descansar cada dos horas unos quince minutos. Mantener un paso que nos resulte cómodo,
que nos permita sin ningún esfuerzo poder mantener una conversación. Ayudarse tanto en las subidas como en las
bajadas con el bordón. En las subidas con paso corto y lento apoyando el pie con la totalidad de la planta en el suelo
para evitar sobrecargas. En las bajadas y siempre que el piso nos lo permita, con paso largo y rápido, clavando bien
los talones.
En casa, durante la preparación, procura leer todo lo que puedas sobre el Camino; historia, leyendas, anécdotas,
vivencias, arte, etc., así te irás entusiasmando poco a poco y crearás en ti un deseo y una ilusión por partir.
Una vez en el Camino sé agradecido con las personas responsables de los albergues, con los peregrinos y con los
lugareños que te encuentres en los pueblos. Se cuidadoso con el entorno y la naturaleza. No dejes basura y no
prendas fuego. Ten cuidado al amanecer y al atardecer si circulas o tienes que cruzar una carretera, los conductores
pueden no verte.
Respeta siempre la labor altruista de los Hospitaleros. Tenemos que seguir a rajatabla los horarios de apagar la luz
para dormir y la hora de levantarse.
Durante la etapa diaria busca un rato de recogimiento y “soledad interior”, viene muy bien hablar contigo mismo,
hacer un análisis de nuestra situación persona, nuestra vida en casa, en el trabajo, con la familia, con los amigos,
etc.
La mejor época del año para hacer el Camino serían los meses Abril, Mayo, Junio, Septiembre y Octubre, por
motivos obvios nos encontraremos en primavera u otoño, así evitaremos el calor del verano y la masificación de
peregrinos. No obstante para los que buscan soledad, tranquilidad y tiempo para la reflexión, cualquier época será
buena, evitando el verano, Semana Santa y los meses que hemos indicado como ideales.
La Alimentación. Es aconsejable empezar el día con un buen desayuno, durante la etapa tomaremos alimentos
ligeros y energéticos (fruta, frutos secos, pasas, higos, chocolate, barritas, etc. etc.). Al medio día deberemos estar
ya en el lugar final de etapa y tomar una buena comida, en la que primen los hidratos de carbono, azúcares lentos
(pasta, arroz) y proteínas (carne, jamón). Por la noche la alimentación puede ser un poco más ligera. Una buena
hidratación es absolutamente necesaria antes, durante y después de la caminata. En total 2 litros de agua durante
la marcha, beber incluso antes de tener sensación de sed. Beber puede ayudar a prevenir problemas musculares,
como los calambres, agujetas y recuperar las sales minerales perdidas. Comer plátanos por su riqueza de potasio.
Liquido Isotónico. Llevar siempre a mano suero oral o una botella con bebida isotónica: 1 litro de agua, el zumo de 2
limones, 1 cucharada de bicarbonato sódico y 2 ó 3 de azúcar. Es fundamental para tratar la deshidratación leve.
Secar las botas. Si se nos han empapado por la lluvia, meteremos dentro de ellas varias hojas de periódico,
arrugadas y bien apretadas e ir cambiando el papel varias veces, al día siguiente estarán secas.
La Credencial del Peregrino es un documento que nos acredita como tal, nos permite acceder a los Albergues y en la
que vamos sellando como testimonio de nuestro paso andando, en bici o a caballo. Este documento no te garantiza
una cama, no te da derecho a exigir nada en los albergues y sí a agradecer la ayuda recibida. Hacer el Camino es un
compromiso personal y corresponde al propio peregrino proporcionarse los medios necesarios (alimentación,
cobijo, medios de transporte, etc. Etc.). En la credencial iremos sellando en albergues, otros lugares donde
pernoctemos, iglesias, oficinas de turismo, bares, ayuntamientos, etc. etc. Desde Sarria (últimos 100 km) es
obligatorio sellar como mínimo dos veces al día.
La Compostela es un certificado que te entregan en la Oficina de Atención al Peregrino de Santiago, por haber
hecho el Camino por motivos religiosos o espirituales, habiendo recorrido como mínimo los últimos 100 km a pie o
los últimos 200 km en bici o a caballo.
4
CUIDAMOS NUESTRA SALUD
En las paradas/descansos, en verano buscar un lugar fresco a la sombra, quitarse las botas y los calcetines y poner
los pies en alto, podemos refrescarnos los pies en una fuente o riachuelo, teniendo la precaución de secarlos muy
bien. Aprovecharemos los quince minutos de la parada, para beber agua y comer algo (frutos secos, chocolate,
barras energéticas) pero en poca cantidad, suficiente para reponer fuerzas.
El cuidado de los pies, es esencial y es muy importante que todos los días antes de comenzar a andar apliquemos
crema Neutrogena o vaselina, especialmente entre los dedos, planta y talón. Una vez llegados al albergue y después
de ducharnos frotarlos con una crema que alivie la fatiga y los refresque.
Ampollas. Si nos salen las célebres ampollas, algo que seguramente ocurrirá, ten claro que no debes arrancar la piel,
ni quemarla u otras cosas raras. Utiliza una aguja desinfectada, atraviesa la ampolla y deja que se produzca el
drenaje, limpia con betadine y déjala que se seque al aire. Para andar al día siguiente poner un apósito hueco para
no rozar en el lugar de la ampolla. Suelen aparecer como consecuencia del roce continuo de las botas o los
calcetines sobre la piel, por exceso de sudoración y también por el excesivo peso de la mochila.
Inflamaciones – Tendinitis. Se producen como consecuencia de la falta de entrenamiento y por hacer etapas duras y
de mucho recorrido. Al principio es necesario dosificar el esfuerzo y hacer etapas no muy largas. Darse friegas de
alcohol de romero en piernas y pies y hacer uso de pomadas y pastillas antiinflamatorias (siempre bajo prescripción
médica). Aplicar frio local para evitar la inflamación y disminuir el dolor. En caso de aplicar hielo, no hacerlo
directamente sobre la piel sino introduciendo en medio un papel o tela para evitar quemaduras.
Si hay dolor intenso, tomar un analgésico del tipo Paracetamol, siempre con el estómago lleno, y untar la zona con
pomada antiinflamatoria varias veces al día. Para la tendinitis buscaremos la ayuda de un fisioterapeuta.
El Esguince más frecuente suele ocurrir a nivel del tobillo por torcedura por un mal apoyo del pie en el suelo.
Podemos evitarlos si utilizamos botas que nos sujeten el tobillo y cargando el menor peso posible. Una vez
producido el esguince, si no hay rotura del ligamento, la aplicación de hielo sobre la parte dolorida y un día o dos de
reposo suelen ser suficientes. También se debe tomar algún antiinflamatorio. Acudir a un puesto de atención
sanitaria.
Los episodios de Artritis que se producen en las rodillas tras descensos prolongados y por cargar una mochila
excesivamente pesada, es un cuadro doloroso que puede obligar a interrumpir el caminar. Tratarla con frio local y
antiinflamatorios.
Fracturas y luxaciones: En caso de la rotura de huesos o una distensión de ligamentos, no tratar de mover a la
persona, inmovilizar la zona y llamar al teléfono de urgencia sanitaria para la atención de la persona “in situ”.
Mareos: si al detener la marcha notas pequeños mareos, es síntoma de falta de azúcar en la sangre: toma azúcar,
fruta y alimentos ricos en hidratos de carbono de rápida absorción. También los mareos pueden ser por el calor y la
deshidratación, debes beber mucha agua durante la marcha. Tumbar a la persona boca arriba y levantarle las
piernas. Darle líquido y azúcares.
Diarrea aguda: La mayor parte de las diarreas son de origen infeccioso, así que las medidas higiénicas son
fundamentales para su prevención. Lo más importante es prevenir la deshidratación aumentando la ingesta de agua
y/o de soluciones de rehidratación oral, que aportan una mayor cantidad de sales minerales. Se recomienda el
reposo y hacer dieta astringente o antidiarreica (limón, arroz, pollo o pescado hervido).
Estreñimiento agudo: Para evitar el estreñimiento hay que beber mucho líquido (dos litros al día) y una dieta rica en
fibra (frutas, verduras, frutos secos, pan integral). La toma de laxantes debe ser una medida puntual. Si a pesar de
todo el estreñimiento persiste más de una semana se debe acudir al médico.
5
Quemaduras, siempre producidas por el sol, en el cuello, brazos, cara, piernas etc. Hacer uso de una protección
solar adecuada. Una toalla limpia, húmeda y fría reduce el dolor del área afectada. Cubrir la quemadura con un
vendaje estéril.
Rozaduras: Aplicar vaselina o una mezcla de agua y aceite en la zona de roce. Realizar una buena higiene en la zona
de roce.
Hemorragia nasal: Sentar a la persona en un lugar fresco y apretar suavemente la parte blanda de la nariz con el
pulgar y el índice durante cinco minutos, de manera que se cierren las fosas nasales. Se aconseja respirar por la
boca e inclinarse hacia adelante para evitar tragar sangre. Se debe esperar al menos cinco minutos antes de
verificar que la hemorragia se haya detenido. Colocar un tapón de algodón o gasa mojada con agua oxigenada.
Mordedura de animales: Una mordedura de un animal puede ocasionar hematomas o heridas. En este último caso,
existe la mayor probabilidad de infección. La saliva de los animales puede transmitir varias enfermedades, incluso la
rabia, que es potencialmente mortal. No acercarse, provocar ni molestar a mascotas desconocidas o extraviadas ni a
animales salvajes. En caso de mordeduras hay que avisar inmediatamente a un médico. Si el animal actúa de
manera extraña o ataca sin provocación, es probable que tenga la rabia. En este caso, no se debe de perder de vista
al animal e informar a las autoridades de su localización, para que lo capturen.
Objetos extraños en los ojos: No frotarse el ojo. Con las manos lavadas, tratar de extraer el objeto enjuagando
nuevamente el ojo o tocándolo con un aplicador de algodón. Si no se consigue acudir al médico.
Picaduras: las de avispas, abejas, mosquitos, pulgas y chinches suelen ser frecuentes. Si eres sensible usa algún
ahuyentador. Si sufres alguna de estas picaduras lava y aplica antiséptico, aunque también va muy bien el amoniaco
rebajado con agua. Si te haces una herida, lávala, desinféctala y luego cúbrela con un apósito. Evitar los
movimientos rápidos y bruscos cerca de colmenas o nidos de insectos. No usar perfumes ni ropa con figuras florales
o de color oscuro. Quitar el aguijón, si está presente, raspando con la parte posterior de una tarjeta. No utilizar
pinzas, ya que estas pueden apretar el saco del veneno. Cubrir el sitio de la picadura con hielo o un paño húmedo. Si
la persona afectada es alérgica a las picaduras de insectos se debe de actuar de la siguiente manera: examinar las
vías respiratorias y la respiración de la persona afectada. Si es necesario iniciar la respiración boca a boca. Utilizar el
estuche de epinefrina si lo lleva consigo u otro artículo de botiquín de primeros auxilios. Trasladar a la persona
afectada al centro de atención médico más próximo.
LA VIEIRA es el símbolo que identifica al peregrino desde la edad media. Llévala colgada a la mochila o en el cuello.
¡¡¡ULTREIA PEREGRINO¡¡¡ ¡¡¡BUEN CAMINO¡¡¡
Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Alicante.